16 de octubre de 2007

El Congreso debate la desprohibición.


Distintos colectivos de toda España que defienden la despenalización del consumo de cannabis y otras drogas, entre ellos la Asociación Viguesa de Estudios de la María (A.V.E. María) han recogido a iniciativa de la Federación de Asociaciones Cannábicas (F.A.C.) unas 20.000 firmas contra las multas por consumo o tenencia de cannabis, que impuso en su día la socialista "Ley de patada en la puerta" vigente.

Estas firmas serán entregadas en el Congreso de los Diputados por IU-ICV, formación que defenderá en el pleno del próximo 17 de octubre una iniciativa para modificar la llamada "Ley Corcuera", sobre protección de la seguridad ciudadana, en relación con la tenencia de drogas para el consumo propio.

Si saliera adelante esta iniciativa parlamentaria, que va a ser que no, se acabaría en gran medida la indefensión y el abuso a que estamos sometidos los usuarios de cannabis y de otras sustancias menos populares pero igual de prohibidas.

Estas pocas firmas, reunidas por asociaciones sin ánimo de lucro y con pocos medios disponibles son una muestra de la indignación y la problemática que tenemos los usuarios de drogas a quienes se nos puede multar con cantidades que van desde los 300 euros hasta los 30.000 euros por llevar encima o consumir una sustancia que, en todo caso, no es más dañina que el alcohol ni el tabaco.

El artículo 25 de la Ley de Seguridad Ciudadana que se pretende modificar establece que "constituyen infracciones graves a la seguridad ciudadana el consumo en lugares, vías, establecimientos o transportes públicos, así como la tenencia ilícita, aunque no estuviera destinada al tráfico, de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancia psicotrópicas, siempre que no constituya infracción penal, así como el abandono en los sitios mencionados de útiles o instrumentos utilizados para su consumo.
Seguramente el maldito artículo por el que nos multan y persiguen seguirá en vigor. No obstante la noticia tiene algo de esperanzadora: por lo menos se va a debatir en el Congreso nuestro tema y estaremos muy atentos a las intervenciones de unos y otros grupos parlamentarios para que nos quede clara, una vez más, la postura de cada quien en un tema de libertades tan esencial y sencillo como que la relación entre personas y drogas es individual y no colectiva, con lo que no tendría por qué ser motivo de regulación y muchísimo menos de prohibición. Lo que hace falta regular son las relaciones colectivas y no las individuales. Concluyo con la frase de Antonio Escohotado: De tu piel para dentro mandas tú.

No hay comentarios: