5 de diciembre de 2007

Lo del Congreso quedó en agua de borrajas...


Los representantes de que disponemos en el parlamento español no se atrevieron con la propuesta de Izquierda Unida. En la comisión donde se debatió la propuesta de legalización del cannabis no estaban más de la mitad de los partidos del arco parlamentario, que ante temas que no les interesan directamente prefieren el absentismo al debate.

Solo IU votó a favor de su propia propuesta, apoyada por unas 18.000 firmas de damnificados por la prohibición.

El único voto favorable a la propuesta fue el de la representante de IU en la comisión, Isaura Navarro.

Ya no sabe uno si la enanez intelectual de los representantes que tenemos va a tener cura algún día. Se me antoja que el 'chiste' de El País de la viñeta a proposito de la desprohibición se va a quedar en un simple dibujo.

Lo peor no es que se perdiera la votación por 35 a 1... lo peor es que tan abultada derrota parlamentaria rearmó a los prohibicionistas que se pasaron los días siguientes a este debate defendiendo en programas de la tele ¡que se prohiba ahora el consumo!. Parece que algunos prohibicionistas están cansados del trabajo de las asociaciones cannábicas y pretenden ahora pasar al contraataque.

Que a estas alturas de la 'civilización' nuestros responsables políticos y gran parte de la sociedad que les sigue, sigan creyendo que con una prohibición se puede arreglar algo es terrible. Nadie discute que las prohibiciones generan mafias, mercados negros y adulteraciones. Nadie lo discute si hablamos de prohibiciones pasadas en países ajenos, como la del alcohol de los años 30 y Al Capone, pero a la hora de aplicarnos el cuento parece que se acaba de entender. El mundo no es de color de rosa, la gente tampoco. Prohibir es solo amplificar el problema. Lo único que puede acercar este gris mundo a un mundo más amable es la insistencia en la educación, en la prevención de riesgos, en la desactivación de mitos...

Vienen malos tiempos. Yo no veo que esto vaya a cambiar a mejor ni a corto ni a medio plazo. Quizá nuestros nietos sean capaces de desprohibir algo de lo prohibido.

Pd. Llevaba tiempo sin actualizar ya que debido a un accidente (me caí desde unos cinco metros de altura) llevo mes y pico convaleciente. En estos días tuve que acudir numerosas veces al médico para hacer un seguimiento de mis lesiones, y claro, el médico tiene en mi expediente que soy consumidor de marihuana y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid se ha dedicado en las dos últimas consultas a interrogarme sobre como conseguir marihuana y sobre como consumirla: vías de administración, dosis, efectos principales y secundarios, etcétera. Mi médico es prohibicionista convencido pero necesita de esa medicina para algunos de sus pacientes y ahí su juramento hipocrático puede con su ética de telediario.

4 comentarios:

DDAA dijo...

Ya me contaron lo de tu accidente en Canarias, durru. Espero que te mejores pronto y que no te queden secuelas.

Por lo demás, el valor de lo que digan los drogabusólogos sobre prohibir el consumo es nulo. Ningún gobierno lo va a hacer.

Esta es una guerra que no va a ser fácil de ganar, pero en absoluto se va a perder por esta batalla.

Anónimo dijo...

si, de derrota en derrota hasta la victoria final...

DDAA dijo...

de derrota en derrota hasta la victoria final

Ese es el lema de la Prohibición

durruti dijo...

Gracias ddaa. Creo que sí que quedaré bien.

La guerra no se va a perder por una batalla, no, de hecho es un triunfo que se debata donde se tiene que debatir, pero la decepción desmoviliza.

No es el valor que le pueda dar yo al imbécil de Fernando Onega lo que me preocupa, no. Lo que me preocupa es que entre dos o tres imbéciles mediáticos como él pueden poner encima de la mesa el debate que menos nos interesa del mundo.