11 de enero de 2008

Hablamos de cáñamo (1)

EL CÁÑAMO:
Transcrito del "Dioscórides renovado" (1961).

(Cannabis Sativa L.)

Sinonimia port., cânhamo, câhnamo, cânamo, linho-cânamo, linho-cânhamo; cat., cànem; vasc. kalamo, kalamu, garsande

Descripción. El cáñamo es una hierba anual que si la tierra y el agua le son propicias puede levantar su tallo hasta 3 m. de altura por lo menos, y es planta peludita y áspera al tacto, de color verde oscuro. Esta planta tiene macho y hembra, y ésta, cuando se sabe lo que se dice, es mayor y más hojosa que el macho, y es la que produce los cañamones. Las hojas se disponen enfrentadas, salvo las de la parte alta del tallo, y tienen nervadura palmeada; están divididas en cinco o siete gajos tan profundos, que llegan hasta el pezón que los sostiene. El gajo de en medio es el mayor, y los dos laterales, los más cortos de todos. Cada uno de estos segmentos tiene forma lanceolada, a veces muy estrecha, los bordes regularmente aserrados, y enteros en ambos extremos. El cáñamo macho produce un ramillete muy amplio de flores masculinas poco llamativas, verdosas, cuyos racimitos nacen en la axila de angostas hojitas simples o divididas en tres segmentos. Estas flores, cabizbajas, tienen el cáliz de cinco sépalos, y cinco estrambres de filamentos muy cortos y grandes anteras colgantes de su extremo. Las flores femeninas sólo tienen un sépalo que forma un agudo cucurucho, y por su extremo asoman dos largos estigmas rojizos; estas flores femeninas se aglomeran en la axila de las hojas superiores y se desarrollan mucho después de fertilizadas. El fruto es el cañamón, redondito, un poco comprimido y formado por dos mitades hemisféricas. El cáñamo despide un olor fuerte y tiene sabor herbáceo aromático.

Florece en verano, o a fines de la primavera en los tempranales.

Se cría en los regadíos, porque requiere mucha agua. El cáñamo es originario de las tierras que circundan los mares Caspio y Negro desde las cuales pasó a Persia y a la India por lo menos ocho siglos antes de nuestra Era, donde se cultivaba por sus fibras y, probablemente, por sus propiedades estupefactivas. Estas propiedades se exaltan en la variedad llamada cáñamo indiano (var. indica), en cuyos ramilletes florales femeninos se produce abundante cantidad de una resina dotada de aquellas virtudes. Estos ramilletes de la planta hembra constituyen el llamado haxix, kif o kifi, y en América, marihuana, marijuana o grifa. Esta variedad índica apenas difiere del cáñamo corriente como no sea por la abundante producción de resina, que se forma y se acumula en unos pelitos glandulares de los ramilletes florales femeninos. En España, los cultivos más famosos del cáñamo común se hallan en la provincia de Alicante, que produce el 90 % o más del que se cosecha; sobre todo en la huerta de Orihuela.

Walter Hitzemann, en un trabajo titulado "Untersuchungen auf haschisch bei verschiedenen Hanfsorten in Deutschland", realizado en el Instituto Hamburgueés de Botánica Aplicada, bajo la dirección del Prof. Brademann ("Archiv der Pharm. und Berichte d. deutschen Pharm. Gesellsch", 1941), ha estudiado las razas del cáñamo cultivadas en Alemania con respecto a la producción de haxix; y deduce que son realmente activas siempre que se trate de razas precoces, de las que llegan a cuajar sus frutos, aunque queden sin madurar, a mediados de agosto.

Algunos creen que la variedad índica del cáñamo es el mismísimo nepenthes de Homero, capaz de envolver el corazón desdichado en un velo de olvido y bienestar.

imagen que del cáñamo índico recoge el 'dioscórides'Recolección. Se recolectan las sumidades floríferas de las plantas hembras, con las hojas superiores, las brácteas y bractéolas, las flores femeninas y los frutos incipientes, generalmente todo ello conglomerado por la materia resinosa que segrega en gran cantidad la variedad índica. Esta variedad no se cultiva en nuestro país porque lo prohíbe la ley. En realidad, el cáñamo común produce también principios activos hipnóticos o estupefactivos, sólo que en corta cantidad. Pero desde remotos tiempos se conoce la nocividad de los cañamares, sobre todo en verano, y más cuando, durante los días calurosos y secos, se permanece o se duerme en ellos o junto a ellos. Cuando la madre que cría pasa cerca de un cañamal, dicen en Tortosa, la criatura se empacha. Para evitarlo recomiendan allí que se coja una ramita de cáñamo y que se la ponga en el pecho la madre que amamanta. (Véase Moreira, 1934).

Composición. Desde el punto de vista medicinal, el cáñamo común sólo interesa por sus frutos, los cañamones, que contienen hasta el 35 % de un aceite secante de color amarillo verdoso o pardusco, fácilmente enranciable; en las semillas se encuentra alrededor del 25 % de materias albuminoides, 1,5 % de glucosa y 0,3 % de resina.

En las sumidades floridas de las plantas femeninas nacen pelitos grandulares en los que se forma una substancia resinosa llamada cannabina. Pero en Medicina, cuando hay que utilizar la cannabina, no se emplean las sumidades del cáñamo común sino las de la referida variedad índica, que la contiene en cantidad mucho mayor. La cannabina tiene sabor amargo y penetrante aroma. El principio activo es el cannabinol, que no se disuelve en agua ni en los ácidos minerales, pero sí en el alcohol, en éter y en otros disolventes orgánicos. En las sumidades del indiano se encuentran asimismo pequeñas cantidades de esencia, etc. El cannabinol no se conserva indefinidamente, por lo cual se recomienda emplear la planta fresca, y renovarla todos los años. A partir de ella se preparan extractos y tinturas.

Virtudes. A los cañamones del cáñamo común se les atribuyen virtudes refrescantes, por lo menos modernamente. Pero en Medicina interesa mucho más el cáñamo índico por la resina que contienen las sumidades floridas, a poder ser no polinizadas, de los pies femeninos. La cannabina tiene virtudes sedativas e hipnóticas.

En Medicina, el uso del cáñamo índico ha decaído visiblemente en lo que va de siglo. Sin embargo, se estima que cuando se hace uso de él con otros hipnóticos, como el veronal, realza, sin peligros, su actividad. Por otra parte, algunos consideran que estas sumidades son superiores al cornezuelo de centeno cuando se trata de acelerar el parto. Mezclado con otras plantas, también se emplea para preparar cigarrillos antisamáticos.

Uso. La horchata de cañamones se prepara con 50 gr. de estos frutos, que se machacan en un almirez con un poco de azúcar, y cuando se ha logrado formar una masa se le va añadiendo agua poco a poco hasta desleírla en ésta. Entonces se pasa por un lienzo y se exprime bien el residuo, el cual se vuelve al almirez, y, añadiéndole algo más de azúcar, se pista de nuevo, se le añade agua y se vuelve a colar y a exprimir. En total han de emplearse 50 gr. de azúcar, y, finalmente, se añade agua a la horchata hasta que, en total, se logre 1 l. de líquido. Contra las inflamaciones de las vías urinarias se bebe a tazas.

En Medicina popular o casera, las sumidades floridas del cáñamo índico no pueden emplearse; su uso queda reservado exclusivamente a los facultativos. El cultivo de esta planta está prohibido, lo mismo que su comercio y venta al público, y se persigue a los que la fuman. en Oriente lo hacen con frecuencia, y los fumadores de esta hierba no son tampoco escasos en Mauritania. Las pipas de kifi de los moros son muy semejantes a las que se hallaron en las excavaciones de Tarragona correspondientes a los primeros siglos de nuestra Era. En tiempos primitivos, los fumadores de esta hierba la echaban desmenuzada sobre piedras recalentadas y se embriagaban con el humo que desprendía.

Las intoxicaciones ocasionadas por fumar haxix o marihuana se combaten con una inyección subcutánea de 0,5 miligr. de atropina. También se administra café concentrado y bien caliente, y aún enemas del mismo. El intoxicado debe permanecer en cama, con botellas de agua caliente o, por lo menos, envuelto en mantas de lana. A veces se hace necesario someterlo a la respiración artificial.

Historia. Dioscórides trata del cáñamo doméstico en el capítulo 159 del libro III, y, según Andrés de Laguna se expresa así: "El cáñamo es una planta muy útil a la vida humana para hacer della cuerdas fortísimas. Produce las hojas semejantes a las del fresno, y de abominable olor; los tallos, luengos y vacíos, y la simiente, redonda, la cual, comida en gran cuantidad, consume la esperma. El zumo de toda la hierba, verde, instilado en los oídos que duelen, los sana".

Mattioli añade los siguientes comentarios a esta descripción: "En nuestros tiempos, el cáñamo doméstico es tan conocido en Italia, que sería superfluo referir de él otra historia... En las gallinas, las semillas de este cáñamo obran de manera contraria a lo que expone Dioscórides, ya que en los hombres apaga y extingue la virtud generativa, y en aquéllas aumenta la producción de huevos. Por esto, las gallinas que durante el invierno comen la simiente del cáñamo los producen abuntantísimos, aunque las otras pongan pocos durante la reciura de los fríos invernales. Además, es de saber que el cocimiento del cáñamo hecho con la debida expresión, derramado sobre el suelo en cuyo interior se encuentran lombrices, pronto las hace salir a la superficie; los pescadores usan de este artificio cuando quieren ponerlas de cebo en sus anzuelos. En el Libro VII de las facultades de los simples, Galeno dice del cáñamo que sus semillas resuelven las ventosidades y que desecan hasta tal punto, que, si se comen en exceso, arruinan la virtud genital. Hay quien saca el zumo del cáñamo verde y lo instila en los oídos para combatir los dolores producidos, a mi juicio, por opilaciones. Y casi al final del Libro I de las facultades de los alimentos, Galeno dice así: La semilla de cáñamo, comida, se digiere mal, es contraria al estómago y a la cabeza y genera malos humores. Algunos ponen de postre cañamones tostatos y pistados para beber más a gusto. Calientan mucho; pero su cálido y medicamentoso vapor se sube a la cabeza. Todo esto dice Galeno del cáñamo; por cuya doctrina consideren ahora aquellas mujerzuelas que propinan a los niños epilépticos el cocimiento de cañamones, cuánto daño añaden a su dolencia".


1 comentario:

Anónimo dijo...

I would like to exchange links with your site el-durru.blogspot.com
Is this possible?