4 de diciembre de 2009

Obama está de moda, también entre los narcotraficanes.

Estos días salió una noticia sobre el hallazgo de pastillas de éxtasis con la jeta del premio nobel de la Paz que anda estos días enviando 30.000 soldados más a la guerra de Afganistán.

Independientemente de la contradicción que supone que le den un premio nóbel a un presidente novel, del que aún no sabemos en qué líos va a meter y en cuales a someter a la población mundial, el hecho es que está de moda. Hace solo unos meses que accedió al cargo y es ya un icono como lo pueda ser Kenedy o el Ché Guevara, de ahí que su imagen, la silueta de su cara, salte a todo tipo de merchandising imaginable.

Esto es lo que está apareciendo en el mercado de las drogas aprovechando el icono obama:


 

2 comentarios:

franKeinas dijo...

Lo de este Obama es puro postureo, no me fío un pelo de él. Y no digamos ya lo del premio nóbel, para mi no tiene nombre...

durru dijo...

Yo siempre desconfío de las campañas publicitarias, y cuanto mejor hechas estén y más den el pego, más desconfío...

El Sr. Obama es purito merchandising.