3 de enero de 2009

[México] Avanzando en la desprohibición.

Enrique Pérez, Coordinador de la Coalición Parlamentaria de Izquierdas Mexicana cuenta en una columna de opinión en el diario 'La Crónica de Hoy' el estado en que se encuentra la tramitación parlamentaria del derecho a portar tres gramos de marihuana, sin que esa cantidad sea considerada narcotráfico.

En marzo pasado, los diputados del Partido Socialdemócrata en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal presentamos una iniciativa para regular la portación de la mariguana. En su momento, la iniciativa fue tachada tanto por el conservadurismo y por algunos que se dicen de izquierda, como una “ocurrencia”; sin embargo, nos dimos a la tarea de comenzar con la apertura al debate y así iniciar una contienda más por la defensa de las libertades.

Nuestro trabajo empezó a rendir frutos. En octubre, el presidente de la república, Felipe Calderón, propuso una iniciativa para el combate en contra del narcotráfico, y dicha propuesta estaba redactada en un tenor similar a la nuestra, demostrándonos que el tema ya era de carácter nacional.

Pese a que algunos legisladores se resistían a debatir la legalización de la mariguana, poco a poco, en casas, escuelas, restaurantes y en diversos lugares, la ciudadanía comenzó a discutirlo. Era común que entre jóvenes y adultos se hablara de legalizar la mariguana, de sus beneficios y daños, de su libre derecho a decidir, y del fuerte golpe que se le daría al narcotráfico con esta medida.

Y es que la propuesta socialdemócrata garantiza la libertad de portar hasta tres gramos de mariguana para consumo personal, situación que distinguirá al narcotraficante del consumidor; con ello, se encarcelarán a los verdaderos delincuentes y se atenderán a los adictos, al tiempo que se golpeará al principal eje rector del narcotráfico: el dinero.

Bajo estas premisas, en la Asamblea Legislativa decidimos realizar el foro “Regulación del uso recreativo de el cannabis”, el cual no sólo ayudó a abrir el debate informado, serio y responsable, sino que también nos proporcionó datos acertados para tomar la decisión adecuada.

En este momento, el debate continúa y se traslada al Senado de la República para que la ciudadanía y los legisladores contemos con mayores herramientas para el análisis del tema.

Con lo anterior, ya ganamos la primer batalla, el abrir el debate; nuestro siguiente paso es legalizar la mariguana para combatir el narcotráfico con políticas de prevención y con el golpe frontal a la delincuencia organizada. Ya regulamos el debate, ahora regulemos la mariguana.