9 de junio de 2008

[Bélgica] Golpe contra la tolerancia.


856 personas detenidas anoche por posesión de estupefacientes. Más de 700 policías belgas estuvieron desplegados la última noche a la caza de 'narcoturistas', que el el nombre con que se conoce en Bélgica a aquellos que viajan a Holanda para disfrutar unas horas o unos días de la tolerancia que en materia de drogas se respira en aquel país.

Desde siempre para Bélgica la política Holandesa sobre drogas fue un grano en el culo.

Esta noche en colaboración con las policías francesa, luxemburguesa y holandesa llenaron carreteras, estaciones de tren y autobuses, nudos de comunicación y zonas de trapicheo de controles donde se cacheaba a fondo a todo aquél que pasaba por Bélgica recién regresado de Holanda.

Y a todos les sacaron lo que traían de Holanda, de todo un poco: cannabis, caballo, cocaína, psilocybes y mucha semilla de marihuana, de las que no se venden ni en Francia ni en Bélgica.

Esta redada le servirá a las autoridades belgas para reducir algo los tránsitos por su país con destino a Holanda. Lo normal es que en estos viajes, además de disfrutar de los coofe-shops holandeses, los turistas se traigan para casa algún recuerdo. Si se pone difícil atravesar Bélgica, para el viaje de vuelta, se cambiarán las rutas de vuelta, y empezarán a regresar hacia el sur de Europa a través de Alemania y sus autopistas gratuítas y sin límites de velocidad, para entrar en Francia muchos kilómetros después, cuando ya no se relacione esa entrada con la estancia en Holanda.

Los más pudientes optarán por acudir más a menudo para no tener necesidad de traerse nada de vuelta, o optarán por la vía aérea, ahorrándose así encontronazos indeseados con los gendarmes belgas.

No hay comentarios: