27 de mayo de 2008

[Argentina] La despenalización de consumo y tenencia a un paso.


Asuntos privados en lugares públicos

La Sala I del Tribunal de Casación de Buenos Aires sobreseyó la acusación que pesaba sobre un joven que había sido detenido en la calle con 0,4 gramos de marihuana. Para los jueces, el consumo de drogas es un “ejercicio de la libertad” individual, y criminalizarlo, “la asunción estatal de un criterio paternalista autoritario”

El fallo de la Casación considera que la tenencia de droga para uso personal es “una acción protegida por el derecho a la privacidad, que es el basamento de las libertades civiles”.

“Criminalizar el daño que alguien -eventualmente- se produzca a sí mismo, como en el caso de consumo de drogas, significa la asunción estatal de un criterio paternalista autoritario que, por regla, resulta ajeno al principio de autonomía de la persona y nos remite a las peores épocas de nuestra historia reciente”.

De este modo, rechazaron un recurso presentado por el fiscal general de San Isidro Dulio Cámpora, que apeló el sobreseimiento que la Cámara de Garantías había dictado a favor del joven.

Para los jueces, “al penalizar al simple tenedor para consumo personal, el Estado adiciona a su problema de drogadicción la criminalización, insertándolo en el sistema penal, creándole un antecedente que muy probablemente lo etiquete y lo perjudique en su futuro, provocando, eventualmente, su estigmatización”.

La causa se inició con la detención de un joven al que la policía le encontró 0,4 gramos de marihuana entre sus ropas. La tenencia de esa cantidad de droga “no causa riesgo o daño concreto a la salud pública”, sostuvieron los jueces, que al mismo tiempo consideraron que “el quantum incautado revela a todas luces la motivación del tenedor”: el consumo personal.

Ahora cabe esperar que la Corte Suprema se pronuncie en el mismo sentido, dada la sintonía entre la voluntad del Gobierno de despenalizar y algunas otras sentencias judiciales que declararon últimamente la inconstitucionalidad del artículo 14 de la ley 23.737, que reprime con penas de un mes a dos años de prisión la tenencia para uso personal. Por una vez el sol de mayo sale en mayo

(vía)

No hay comentarios: