6 de agosto de 2007

Otra política arrepentida...


Me acabo de encontrar en la red una noticia que se refiere a la ministra de interior inglesa.
Extraigo de la noticia un párrafo que me llama la atención y que deja claro, de nuevo, la doble moral con que se conducen los políticos responsables en materia de drogas:

"Violé la ley. Estuvo mal. Las drogas son malas", ha declarado Smith, de 44 años, a la BBC. La ministra ha explicado que fumó "sólo algunas veces" y que no disfrutó "especialmente" de ello. Asimismo, ha asegurado que no ha probado ninguna otra droga ilegal.

No entiendo por qué le parece significativo a la ministra, y al periodista que la reproduce, el hecho de que la ministra haya o no disfrutado 'especialmente' de sus experiencias con drogas. Lo que queda claro es que ella no se privó de experimentar cuando se le antojó, mientras que ahora va a empeñar todos sus esfuerzos en evitar que los demás alcancen la experiencia de la que ella disfrutó en su momento.

Como siempre la coletilla 'las drogas son malas' en boca de una representante pública. Algún día, algún profesor de ética tendrá que explicarles a todos éstos impresentables que buenos y malos solo pueden ser los individuos responsables y que las drogas son 'sólo' sustancias, sin capacidad de obrar, ni bien ni mal.

No hay comentarios: