9 de octubre de 2008

[USA] Reclama 200.000$ a la policía por arrancar sus plantas.


Un año después de requisarle la policía las plantas de marihuana James y a Lisa Masters, el juez ha ordenado a la policía que se las devolvieran al demostrar que eran para fines médicos.

"Todas las plantas están muertas" dijo uno de los abogados de la pareja. Encolerizados, la pareja pidió al Departamento de Policía cubrir los gastos, 200.000 dólares, por la destrucción de las plantas. Funcionarios de la ciudad se han negado, y ahora están considerando una demanda para obligar a la ciudad de Colorado a compensarles.

De los 12 estados en EE.UU. que han legalizado la marihuana para uso médico, Colorado destaca por su legislación especifica que dice la policía no debe "perjudicar, descuidar o destruir" las plantas incautadas en estos casos, dice Noé Mamber, coordinador de los servicios jurídicos de Americans for Safe Access, un grupo de defensa de los derechos médicos.

Sin embargo, en los ocho años que hace desde que los votantes aprobaron la ley, ningún organismo de la ley ha tenido que lidiar con ese aspecto de ella, dijeron abogados familiarizados con casos sobre la marihuana medicinal . "Francamente no hay mucha jurisprudencia sobre este tema " dijo uno de ellos.

Muchas situaciones se resuelven sin que la policía incaute las plantas porque se hace evidente que el sospechoso está autorizado a tener la marihuana, dice Rob Corry, otro abogado de los Masters.

En otros estados, la policía a menudo destruyen las plantas durante o después de una detención. Pero eso puede estar cambiando, dijo Mamber. Citó un caso reciente en Burlingame, California, donde la policía encontró una serie de plantas de marihuana y las confiscó hasta que pudo encontrar al propietario y determinar si era usuario de la marihuana medicinal, y lo fue.

No se regaron las plantas durante el tiempo que permanecieron en comisaria, ya que el departamento no está equipado para ser utilizado de guardería, dijo el capitán de policía de Burlingame, Mike Matteucci.

En 2006, James Masters y su esposa, Lisa, fueron detenidos bajo sospecha de delito grave por el cultivo y la intención de distribuir marihuana. En ese momento, tenían marihuana para sí mismos y por lo menos para otras cinco personas con problemas médicos, dijo su abogado. Lisa Masters, 33, tiene fibromialgia y tendinitis; su marido, de 31 años, sufre de náusea crónica, dolor de rodilla y problemas de cadera.

Se les recomendó tomar marihuana médica para sus problemas, pero no se han sumado al registro del estado porque no podían pagar los 110 dolares que cuesta.

Los que están en el Registro pueden tener hasta 2 onzas (algo más de 56 gramos) de marihuana y los cuidadores pueden mantener hasta seis plantas para cada persona a su cuidado. El matrimonio Masters también actúa como cuidador, por lo que se les permite disponer de 39 plantas. Pero al no figurar en el registro la policía trató a las plantas como pruebas de cualquier otro caso de drogas.

"En el momento en que fueron confiscados, no tenían documentos para demostrar que era marihuana para uso medicinal. Tienen que tener alguna prueba", Dijo la portavoz de la policía Rita Davis.

Los abogados de los Masters sostienen que la ley no requiere documentación a las personas para producirla cuando se comprueba que es para uso medicinal.

La ley dice que la propiedad no debe ser descuidada o destruida en los casos en donde dichos bienes han sido incautados en relación con el uso médico de la marihuana ". No se especifica una sanción penal cuando la ley se ha cumplido. En cualquier caso, los Master proporcionaron documentación mostrando recomendaciones para su uso.

Así que ahora piden a la policía 200.000 dolares como daños y perjuicios. Dice: "Si la policía te requisa un perro, ¿lo meten también en esa sala por dos meses y se olvidan de él o lo cuidan? [...] Hablamos de medicinas.

(Vía.)

No hay comentarios: