26 de febrero de 2008

El gobierno inglés prepara la prohibición del consumo.


La BBC está preparando un reportaje sobre cannabis para ser emitido poco antes de que el Gobierno anuncie su probable decisión de restituir la marihuana en el nivel de peligrosidad del que se había degradado hace cuatro años.

"El programa lo presenta la periodista Nicky Taylor, que es filmada fumando marihuana en cafés de Amsterdam, donde esto es legal. Después, Taylor es cobaya en la experimentación que se está llevando a cabo en el Instituto de Psiquiatría del King´s College de Londres sobre los efectos psíquicos de esta droga."

"A la periodista se le inyecta THC, que es el componente principal de la variedad de cannabis que más se vende ahora en las calles, mucho más fuerte que la sustancia que se fumaba en los años sesenta o setenta, y que los estudios médicos más recientes relacionan con trastornos psíquicos cuando se fuma asiduamente desde temprana edad."

Como se puede apreciar no tienen demasiada idea de lo que hablan: El THC es el principal componente psicoactivo del cáñamo, y es exactamente la misma sustancia que contenía el cáñamo desde que existe esta variedad vegetal. Desde luego que el THC no es ninguna sustancia de síntesis recién nacida en un laboratorio, tal y como sugieren los periodistas.

Por otra parte inyectarse THC es una ocurrencia extraña. si quieren evaluar los efectos del cannabis, debieran de experimentar con las vías de administración adecuadas para esta sustancia: fumada, inhalada, comida,... eso de inyectarse thc puro, grabarlo por la tele y emitirlo viene con muy mala baba. Está pensado para mezclar todas las ideas que la opinión pública tiene sobre la droga. Jeringuillas y cannabis son amores distintos, pero el Gobierno inglés en su goebeliana manipulación, pone encima de la mesa la histórica credibilidad de la BBC para evitar, en la medida de lo posible, la contestación que pueda tener esta reducción de derechos para todos los hijos de la Gran Bretaña.

Hace varios años sufrí un episodio de pánico después de fumarme un porro. Taquicardia, sudor, palidón... Me presenté en ese estado en urgencias (ni se os ocurra hacer eso nunca, mucho mejor una aspirina) y el médico de turno me entrevistó sobre mis síntomas y lo que había pasado. Estuvo preguntando bien unos dos minutos, pero enseguida me dijo:

-¿la marihuana se la inyectó usted?

Ahí se me pasaron todos los males de golpe. Valiente estúpido e ignorante, me dije yo ¿marihuana inyectada?. El chiste me hizo subir la tensión y todo volvió a la normalidad. Pues ahora parece que para la BBC y el gobierno británico inyectarse marihuana no es ninguna broma.
Vía: (ABC.ES)

1 comentario:

DDAA dijo...

A cualquier zorra se le llama "periodista". Sobre Blasco, Nicky Taylor y el resto de los participantes en esta pantomima he escrito una entrada en el blog de la FAC:

El 'nuevo periodismo' se chuta THC